¡Muchas gracias!

confeti Tormenta

Marta, 33 años, terapia EMDR finalizada, 2019

'Sinceramente me costó mucho dar el paso e iniciar terapia, pero ha sido un proceso muy bonito ver los avances, ir reconectando conmigo misma, empoderándome i liberándome de la tristeza y agobio te tenia casi siempre. Thais Guillén es una psicóloga estupenda, una profesional que aporta mucho!

Totalmente recomendable'.

Belén, 44 años, terapia finalizada, 2018

'Decidí empezar EMDR con la Thais Guillén porque me sentía muy nerviosa, impulsiva y a veces un poquito intolerante, esto me había causado problemas de estabilidad personal y con mi entorno.

Después de la terapia EMDR estoy muy contenta con el cambio, estoy mucho más estable y me siento más tranquila.

Con Thais trabajamos traumas y aspectos del pasado que tenía para resolver, esto fue lo más importante.

Por otra parte, ella como persona me aporta serenidad y objetividad ante las situaciones q le planteo, neutralizando mis emociones e intentando que yo las vea también, desde otro prisma. Me ha aportado herramientas que puedo usar para sentirme mejor.

Me resulta terapéutica todavía en mis peores momentos, gratificando y a la vez estimulante, es una relación que siempre suma. Es una gran persona. Me hace sentir comprendida, apoyada y acogida por alguien que me aporta mucho'.

David, 54 años, en terapia actualmente, 2019

'Estoy haciendo terapia EMDR con la psicóloga Thaïs y estoy sorprendido de la efectividad de esta terapia. Al principio no me creía mucho que funcionara , puesto que estaba acostumbrado a la psicoterapia más tradicional. Pero Thaïs me ha transmitido mucha confianza y me va guiando en esta terapia, que de momento me ha ido perfecto, estoy muy contento de haberlo probado. 

Me encuentro bastante bien y he podido dejar la medicación que tomaba por la angustia y fobia social, cosa que me ha liberado de estar pendiente de tomarme la pastilla cada día, puesto que si algún golpe no me recordaba, me encontraba mal. A banda, tomar medicación me hacía sentir como que estaba “enfermo” y ahora en cambio veo que son algunos recuerdos del pasado que me producen efectos negativos en el presente, y que estos recuerdos los puedo revivir con la terapia de forma segura y entenderlos mejor porque no me hagan daño'.